Venpaís: Pacto de Estado y libertad económica, los retos post Covid-19 para Venezuela

El pasado jueves 28 de enero, Venpaís Centro de Ideas, presentó para la Universidad Metropolitana (Unimet), la agenda que propone para recuperar la “Gobernabilidad Democrática y la Libertad Económica en Venezuela post Covid-19”, las acciones recomendadas por el Think Tank venezolano, fruto de la investigación del abogado Luis Petit Guerra y Homero Gutiérrez, entre otros, fueron objeto de reflexión del Decano de la Facultad de Estudios Jurídicos y Políticos de esta casa de estudios, Guillermo Tell Aveledo Coll.

«Una ruta para la revitalización de la Gobernabilidad Democrática y Libertad Económica como reto post Covid-19» fue el nombre del Webinar moderado por el abogado y director de Venpaís, Tadeo Arrieche Franco. “En Venpaís nos dedicamos a tratar los temas de regeneración democrática, transformación económica y relaciones internacionales, buscamos soluciones a las coyunturas que vive el país, siempre uniendo el talento de los venezolanos que están dentro y fuera de nuestras frontera”, dijo Arrieche antes de ceder la palabra a Petit y Gutiérrez.

A propósito de la investigación, Arrieche Franco detalló que la misma se desarrolló en tres etapas: una evaluación de la situación institucional del país en la era prepandemia, luego el análisis de las medidas tomadas por la administración central en el contexto Covid-19, y, finalmente lo que el Think Tank  llamó “agenda o ruta” para la recuperación de Venezuela en la era post Covid-19.

“Desde hace muchos años el tema de la democracia y la economía en Venezuela no son precisamente objeto de consenso político”, puntualizó el director de Venpaís y, en ese sentido, aseguró una eventual revitalización de la democracia y la economía supone un reto y nuevos esquemas que “permitan consolidar escenarios de progreso y de desarrollo”.

Revitalización de la gobernabilidad democrática

Antes de dar comienzo a un recuento breve de hallazgos y recomendaciones para la “revitalización de la Gobernabilidad Democrática en Venezuela”, el abogado Luis Petit recordó que el objetivo de la ruta que han trazado es “abrir debate”.

“Cuando hablamos de gobernabilidad democrática hay implicadas al menos dos nociones que se complementan y que se generan un problema entre sí. Puede discutirse si en el presente, existe o no, gobernabilidad democrática. En ese sentido, nuestra investigación intenta aportar algunas ideas sobre las distintas posiciones a favor y en contra de si existe o no gobernabilidad democrática en la actualidad en el país”, explicó Petit.

El abogado, que definió gobernabilidad democrática, como la “acción de Gobierno ejercida con límites de la ley”,  aseguró, a propósito del tema, que en Venezuela ha habido crisis de gobernabilidad, por lo menos desde el 2015, cuando el Parlamento, mayoritariamente opositor, fue despojado de sus funciones legislativas. Adicionalmente aseguró que ya, antes de que en marzo del 2020 llegara la Pandemia al país, existía un estado de Excepción —inconstitucional— al que, con el Covid-19, se añadió un estado de Alarma que agravó aún más la situación en materia de derechos civiles vulnerados.

Para Petit la “Revitalización de la Gobernabilidad Democrática”, pasa, entre otras cosas, por la derogación de la excepcionalidades y por un Pacto de Estado.

“Proponemos un pacto de Estado donde quepamos todos, uno donde nos incluyamos y respetemos. El primer estándar es un cese a la excepcionalidad, independientemente de los actores que estén Gobierno. El Covid-19 requiere acciones políticas urgentes, pero el Estado de excepción debe ser desmontado y todas las leyes que afectan la gobernabilidad democrática y libertades económicas. Adicionalmente, debe retomarse un Parlamento plural y limitarse el presidencialismo exagerado”, afirmó Petit.

Finalmente, el abogado concluyó: “aspiremos una mejor Venezuela con humildad pero con grandeza”.

El reto de la libertad económica

Antes de ir sobre la agenda de Venpaís para la revitalización de la libertad económica, el economista Homero Gutiérrez, recordó que en 1970 Venezuela era uno de los países con mayor libertad económica del mundo y que dicha libertad económica le garantizó un crecimiento de hasta 6%, entre el 59 y el 70, comparable a la tasa de crecimiento actual de países como China. Sin embargo, con la implementación de medidas como protección arancelaria para desarrollo de la industria nacional y sustitución de importaciones, dicha libertad se fue perdiendo paulatinamente. Al presente, Venezuela ha descendido 152 peldaños en los índices de libertad económica.

“El deterioro de las libertades económicas no es nuevo, comenzó un deterioro progresivo hasta el 90, con avances del estado en las decisiones económicas. En el 90 se detuvo y en 2000 se exacerbó. La Pandemia llegó justo en la peor crisis de nuestra historia. Carencia de casi todos los servicios. Siete años consecutivos de contracción y tres años de hiperinflación. Venezuela se contrajo en siete años en 70%”, afirmó el especialista.

Tras detallar la situación venezolana, Gutiérrez se dispuso a dar respuesta a la interrogante: “¿Por dónde comenzamos a reconstruir el país después de la Pandemia?”

“La situación actual de Venezuela nos muestra una pista. Las libertades económicas son tan poderosas para reanimar el crecimiento económico que incluso en un país como Venezuela donde hay fallas importantísimas de infraestructura, de servicios, de acceso al financiamiento internacional, unos pequeños cambios en las políticas, como la desaplicación de ciertas regulaciones y controles —que viene ejecutando el Estado desde el 2018 al 2020— ha permitido, junto con la liberación del mercado cambiario, facilitar las importaciones. Hubo mejoras sustanciales en esos aspectos, mejoras en el abastecimiento —en la capital—, aumento de la actividad comercial y espíritu de emprendimiento”, dijo Gutiérrez.

El economista cree que “estos cambios, aunque no son tan relevantes, muestran cual es el camino”, camino que debería incluir, entre otras cosas: reducción unilateral de aranceles y libertad monetaria; manos privadas a cargo de empresas del Estado —evitando monopolio— y flexibilización de controles en el ámbito laboral.

“Estamos estimando que el 2021 sea el primer año de crecimiento, un crecimiento muy pequeño de 2%, 2,5%, luego de 7 años consecutivos de contracción económica. No es suficiente, pero esta situación nos da pequeñas señales de hacia dónde debe ir la política económica en el post Covid-19”, concluyó el especialista.

Restauración de las reglas del juego

El Decano de la Facultad de Estudios Jurídicos y Políticos, Guillermo Tell Aveledo Coll celebró la iniciativa del Think Tank Venpaís y calificó como “muy interesantes” las propuestas hechas por el Centro.

“No es la pandemia la que nos trae la crisis humanitaria, nosotros estábamos, como bien han dicho los investigadores, en el peor momento institucional y en el peor momento económico de nuestra historia republicana contemporánea”, remarcó Aveledo.

Adicionalmente, aseguró que “hay una enorme distancia en Venezuela entre la supervivencia Estadal y la superviviencia de la sociedad”. Para el Decano la naturaleza autoritaria del Estado venezolano dificulta ciertas cosas.

“El Estado que Gobierna ha privilegiado, por su afán revolucionario, por su percepción equivocada de la economía y sociedad, una actitud lesiva contra esta. Se sienten aires de cambio, se sienten aires de admisión de errores… pero que, en todo caso, quizás tenemos que estar advertidos. Al no soltar el control político eso aires de cambio son, al fin y al cabo, efímero”, advirtió el especialista.

A propósito del Pacto de Estado, que también cree necesario, será obligatorio revitalizar al Estado mismo.

“Será necesario que en ese contexto, en ese pacto de Estado necesario que anuncian, pensemos en la revitalización del Estado para aquellas tareas que debe hacer, porque el sector privado no tiene ni el estímulo ni el incentivo, ni el interés de hacerlas. Pero, además, de no interferir en aquellas tareas que no debe hacer”, enfatizó.