Unimet renueva sus programas de apoyo socioeconómico para brindar mayor sostenibilidad a sus estudiantes

Tras nueve meses de arduo trabajo, la Dirección de Apoyo Socioeconómico Estudiantil (DASE) reestructuró los programas de apoyo socioeconómico para brindar a los estudiantes de la Universidad Metropolitana una plataforma más estable e instrumentada que garantice la continuidad del beneficio. 

Cledy Parejo, directora de la DASE, explica que actualmente la Unimet cuenta con dos programas insignia: el Programa Ayudantía y el Programa de Excelencia. 

Programa de Ayudantía

Parejo señala que ahora la Ayudantía tiene un formato diferente, y está “orientado a ser un programa de intercambio de valor, donde la universidad ofrece un descuento de la matrícula que estará por los momentos fijado en 25%”.

“El estudiante tendrá que comprometerse en participar en los servicios que ofrecen tanto los departamentos académicos como los administrativos, y cumplir con las actividades y proyectos que se le encomienden. El Programa Ayudantía deja de ser una beca trabajo, aunque en su concepto de cobertura de matrícula aún tenga una arista de lo que es eso, pero está más orientado brindarle al estudiante la experiencia de trabajo, de crecimiento profesional que aporta valor a la institución”, sostiene. 

Embajadores Naranja

La Directora de la DASE añade que en adelante, los estudiantes son los responsables de ubicar una plaza en los distintos perfiles que plantea el programa, los cuales son: Embajador naranja, orientado a la promoción de las actividades de la Unimet; área administrativa, en la que el estudiante desarrollará competencias vinculadas a la vida administrativa de la Unimet; área de investigación, enfocada en el apoyo a los docentes que desarrollan importantes trabajos en el campus;  y el área académica, que tiene un punto focal en las mentorías que ofrece la Dirección de Apoyo Socioeconómico Estudiantil (DASE).


Programa de Excelencia

Por otra parte, el Programa de Excelencia tiene como nuevo propósito reconocer los logros de los unimetanos, más allá de un descuento en la matrícula de hasta un 50%. 

“Ahora es un programa más amplio, robusto, grande, con aspectos que son de interés para el estudiante como el reconocimiento de su labor, función o crecimiento dentro de la universidad”, comenta Parejo. 

Dentro de los aspectos más importantes, resalta que los estudiantes obtendrán reconocimientos certificados por la Unimet como la Lista del Rector; una distinción anual que se otorga a los estudiantes de pregrado con un índice académico acumulado de 17,5 puntos o superior;  Premio a la participación estudiantil, con reconocimientos anuales que otorga la Unimet por destacar en distintas actividades y ámbitos del quehacer universitario; o la Posición de honor, la cual es una exoneración de 15% que será otorgada a aquellos aspirantes que hayan obtenido un desempeño destacado en las vías de ingreso de la universidad y que hayan quedando ubicados en la Lista 1.

Aunque el concepto específico de beca ya no es el prioritario, el programa otorgará igualmente un “reconocimiento parcial de la matrícula estudiantil de pregrado y postgrado, según se determine mediante el respectivo Estudio Socioeconómico, en las siguientes tipologías: Académica, Deportiva, Artística, Compromiso Cívico y Emprendimiento”. 

“Uno de los mayores cambios que el programa tiene es que ya no es solo para estudiantes de nuevo ingreso. Era una de las solicitudes constantes de la comunidad, buscando un poco de equidad y justicia. Aplica para los nuevos ingresos, pero en un número más reducido, porque estamos priorizando a nuestra comunidad. Buscamos que esos cupos puedan ser ocupados a los estudiantes de la Universidad, y también dando espacio a nuevos ingresos, pero con unas características muy particulares”, insiste Parejo.

Importante evolución 

Cledy Parejo asegura que la reestructuración de los programas de apoyo económico responde a una “evolución de ese escenario sociopolítico en el que Venezuela se mueve”. “La universidad no escapa de los problemas que afectan a todas las empresas del país, entendiendo que la universidad es un ente educativo, pero también tiene la necesidad de organizarse presupuestariamente. Por ello, hemos ampliado en algunos aspectos y restringidos en otros para dar cobertura a mayor cantidad de estudiantes”. 

Asimismo, señala que la Unimet trabajó para que esta nueva plataforma sea “más sustentable y más responsable». 

“Hoy día están más sistematizados, organizados con un marco más robusto. Está en la línea de desarrollo de la universidad de convertirse en una universidad sustentable y brindar a los estudiantes la oportunidad de hacer el tránsito universitario con el menor de los obstáculos posibles; entendiéndolo no solo en académicos sino también en asistencia psicológica y socioeconómica para que tengan ese alivio”, manifiesta. 

Parejo se refirió también al Programa de Becas Impacto, un programa convenio que se mantiene como “muestra del compromiso social que hemos asumido a lo largo de estos años y el cual nos ha impulsado a ampliar nuestras alianzas con el sector productivo del país, para garantizar la inclusión de jóvenes de diversos sectores sociales en esta casa de estudios”. 

Solicitudes

Para poder optar por alguno de los programas, los estudiantes de nuevo ingreso deben cursar año académico completo y demostrar habilidades y competencias en las áreas en las que se quieren desarrollar, como por ejemplo culturales o deportivas. “Transcurrido ese tiempo se hace la evaluación de competencias y habilidades para empezar a participar en el proceso”. 

Los estudiantes regulares que deseen iniciar en alguno de los programas, deben hacer el contacto con DASE para dar inicio a la evaluación de los perfiles, su trayectoria académica, socioeconómica o incluso técnica, si son de Cultura o Deporte.

Desde la DADE, su directora invita a los estudiantes a hacer el contacto a través de la DASE y la DADE, dirigiéndose siempre al Decanato de Estudiantes que es la unidad por excelencia del bienestar estudiantil”. 

Recuerda que el proceso de transición que vivirán los estudiantes será siempre con una meta: “el objetivo de nosotros es brindarles bienestar”.