Unimet celebra la XLVII Promoción de Pregrado y XXXIII Promoción de Postgrado

Bajo las renacientes hojas del samán, la Universidad Metropolitana llevó a cabo el día miércoles 10 de febrero el acto de grado de la XLVII Promoción de Pregrado de la Facultad de Estudios Jurídicos y Políticos, y la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales; mientras que el jueves 11 de febrero se realizó el acto de la Facultad de Ingeniería y la Facultad de Ciencia y Artes.

Durante el evento no solo se reconoció el esfuerzo de los ahora egresados por sus años de estudio, donde tuvieron que enfrentarse a diferentes convulsiones sociales que afectaron su cotidianidad universitaria, también se destacó el trabajo que imprimieron a sus últimos meses de estudios en una modalidad impuesta por la pandemia de la Covid-19 y que trajo consigo una serie de altibajos como deficiencias con la conectividad y el servicio eléctrico.

Asimismo, se reconoció el ánimo de quienes lograron terminar durante la pandemia sus estudios de cuarto nivel en la Maestría en Administración, mención Gerencia de Finanzas y mención Gerencia de Mercadeo; Maestría en Ingeniería Gerencial; Maestría en Gerencia de Sistemas; Especialización en Negocios Internacionales; Especialización en Responsabilidad Social Empresarial; Especialización en Derecho Corporativo; Especialización en Finanzas Internacionales; y Especialización en Gerencia de Instituciones Educativas.

Valeria Zamora, estudiante de la escuela de Estudios Liberales, y Sandra Carrasco, estudiante de la escuela de Idiomas Modernos, fueron las encargadas de hacer la petición de títulos de los actos respectivamente.

Brilló la excelencia

Con la distinción Cum Laude se graduaron en Ciencias Administrativas Álvaro Francisco Infante Lorenzo; en Economía Empresarial Carlos Adrián Chunga Marín y Claudia Elena Lago Llovera; en Estudios Liberales Ana Cecilia Soarez Gómez y Gabriela Imelda Zambrano Santana; en Ingeniería Mecánica Juan Andrés De Pablo Scarpellini y Alejandro Andrés Flores Chacón; en Ingeniería Química Karina Isabel Castro Roche, Elio Augusto Colantonio Narváez y Rebeca María Noda Lehman; en Ingeniería de Sistemas Elías Arama Finckler; en Ingeniería de Producción Víctor Manuel Pestana Revete; en Idiomas Modernos Sofía Elena Abolio Valladares; y en Psicología María Alejandra Cárdenas Abouhamad y Manuela López Hernández.

Y con la máxima distinción Summa Cum Laude egresaron de Estudios Liberales Sita Angeli De Abreu Sosa y Valeria Estefanía Zamora Azpúrua; de Ingeniería de Producción María Elvira de los Ángeles Lossada R.; de Idiomas Modernos Algenib Milagros Brandt Abreu y María Milagros del Rosario Marín M.; así como también de Educación, Summa Cum Laude, Andreína Chiarelli Negrón y María Gabriela Teppa Varela.

La Unimet continúa su compromiso con el cambio

El rector Benjamín Scharifker explicó que “la honestidad, la excelencia, el respeto a la dignidad de las personas y la responsabilidad en el trabajo forman parte de nuestros valores rectores”, por ello destacó no solo los méritos académicos de los graduandos, también sus contribuciones “singulares” a la universidad. De igual manera, resaltó que “casi el 10% de los egresados de programas de pregrado mantuvieron a lo largo de sus estudios los altos estándares exigidos para hacerse acreedores de los programas de becas, con 17 becarios de Excelencia y uno de Inclusión que obtienen grados esta semana”.

Sobre la crisis venezolana y la nueva realidad que hoy enfrenta el mundo, el rector señaló que “nada de esto es normal, y nos obliga a estudiar la realidad, entenderla, y hacer lo que sea necesario para mejorarla. Este es el verdadero poder de la humanidad, lo que nos caracteriza como seres humanos, la posibilidad que tenemos para generar conocimientos, para entender nuestra realidad, y como seres gregarios que somos, para alinear nuestras voluntades y cambiarla, en la búsqueda de mayores niveles de bienestar. Y los cambios los podemos procurar y lograr en cada uno de nosotros, en nuestras familias, nuestras comunidades, nuestras instituciones, nuestro país y en el mundo”. Por ello, la Unimet continúa su compromiso con el cambio y desde el año pasado “nos empeñamos en entender nuestra realidad y con base en el conocimiento a embarcamos en un proceso de transformación, para convertir a la Unimet en un motor de desarrollo resiliente y sostenible en la sociedad venezolana a través de una educación accesible de clase mundial para formar líderes, con investigación dirigida a resolver los problemas más relevantes de Venezuela y el fortalecimiento de alianzas con el sector productivo para incrementar nuestro impacto en la sociedad”.

Graduarse en Venezuela es un acto de rebeldía

La abogada Mariangelina Socorro, encargada del discurso del día miércoles, describió el graduarse en Venezuela como “un acto de rebeldía”.

“Esta nuestra casa, nuestra ahora Alma Mater nos enseñó más que fórmulas, teorías o leyes, los Unimetanos aprendimos de rebeldía a través del pensamiento libre, de la educación y del disentimiento respetuoso. A través del emprendimiento y la defensa de la propiedad privada. Entendimos sobre empatía y solidaridad entre profesores y alumnado. Vimos a nuestro rector marchar junto a nosotros en protesta, así como a nuestros profesores dando clases magistrales o aprendiendo a utilizar Zoom para darnos clases virtuales. (…) Es entonces la mezcla entre rebeldía, resiliencia y empatía, en un espacio de Libertad lo que nos trajo hasta el día de hoy. Los conocimientos que aquí adquirimos nos ayudarán a seguir conectando puntos, pero esto solo lo podremos percibir viendo hacia atrás”.

Socorro agregó que el último de los aprendizajes que reforzó en la Unimet fue ser agradecido. Por ello, solicitó a sus compañeros que al salir del acto agradecieran “al menos a tres personas que nos ayudaron a llegar a este día, a esta meta. Traducir ese agradecimiento en acción: devolverle a nuestra comunidad, a nuestra Universidad y a nuestro país. Y finalmente, en un futuro cuando tengamos miedo, recordemos este día y todas las causalidades que tuvimos que trabajar para estar aquí hoy: el esfuerzo estudiando, la rebeldía de nuestros profesores, la asertividad de nuestro rector, todo esto para poder hoy llamarnos egresados de la Universidad Metropolitana”.

Por su parte, Jorge Loayza, ingeniero químico y responsable del discurso de grado del día jueves, insistió en que “como unimetanos, hemos crecido en estas aulas para perseguir la excelencia de la mano de la honestidad, la responsabilidad y el respeto a la dignidad; tanto en el ámbito laboral, como en el personal. Somos personas con una educación integral para hacer frente a los retos del futuro en nuestros trabajos, emprendimientos o proyectos. Hemos aprendido que, en las peores situaciones, donde las necesidades surgen para ser escuchadas, podemos generar soluciones que aporten un valor agregado a la sociedad, lo que acarrea el auténtico crecimiento de nuestro entorno”.

Concluyó invitando a sus compañeros “a ser el reflejo de los valores de nuestra Alma Mater y ponerlos en práctica por ese futuro que tanto queremos. Tomemos estos títulos como hojas en blanco, en las cuales, de proponérnoslo, podremos escribir cartas que guarden y reflejen nuestras acciones por el bien común. Así como antes hablé sobre el compromiso de la Universidad Metropolitana con nuestro país, ahora, más que nunca, como egresados tenemos esta misma tarea”.

Discurso de Orden, rector Benjamín Scharifker
Discurso de Grado, María Angelina Socorro
Discurso de Grado, Jorge Loayza