Proyecto Ávila sigue salvando al planeta en cuarentena

Cada semana de la cuarentena por la pandemia del Covid-19 —que ya se ha extendido por más de noventa días— Proyecto Ávila ha ejecutado sus labores con nueva modalidad pero casi al mismo ritmo de meses anteriores. Los días han transcurrido entre talleres de agua y reciclaje, sincrónicos y asincrónicos; actividades vinculadas al servicio comunitario y reuniones con organizaciones aliadas.

Para finales de mayo, la iniciativa conservacionista de la Universidad Metropolitana (Unimet) dedicada a la protección del Parque Nacional WarairaRepano, ya había dictado una docena de talleres a urbanizaciones de El Hatillo, Chacao y Baruta y ultimaba detalles del Servicio Comunitario.

«Hemos manteniendo las capacitaciones que damos a las comunidades así como las asesorías en materia de reciclaje y calidad de agua, esto lo hacemos a través de plataformas como Google Meet o Zoom, dependiendo de qué facilidad tengamos. También estamos apoyando a algunas empresas en la capacitación de su personal a distancia», detalló la directora de Proyecto Ávila, YazeniaFrontado.

Los talleres son cortos y fáciles de digerir, «30 minutos de píldoras», en palabras de Frontado. Los líderes de las comunidades o urbanizaciones se ponen en contacto con Proyecto Ávila como lo hacen regularmente, vía telefónica, a través de redes sociales o por correo, y, posteriormente, se fija fecha para el encuentro virtual en el que los participantes se comprometen a ser multiplicadores de la información.

Cinco de los webinar dictados han estado relacionados con el «reciclaje en tiempo de cuarentena».

«Enseñamos a los participantes cómo tienen que hacer el acopio de materiales reciclables en casa, cómo pueden hacer un compostero si tienen la posibilidad. Muchas de las urbanizaciones que solicitan la capacitación tienen contenedores de Multirecicla, entonces nosotros lo que hacemos es que apoyar la labor de la empresa recicladora explicando a las personas cómo separar y almacenar los desechos en cuarentena para que sea más fácil el retiro de los contenedores por parte de la compañía».

Respecto a las actividades que Proyecto Ávila realiza de la mano con estudiantes, Frontado aseguró que seis jóvenes realizan labor social de forma remota y que, al menos dos talleres de tratamiento del agua con semillas de moringa han sido dictados a jóvenes de diferentes casas de estudio para que ellos los repliquen en sus servicios comunitarios. Estos talleres se dictan en modalidad  asincrónica y duran una semana.

Adicionalmente Proyecto Ávila se reúne semanalmente con la Plataforma de Desarrollo Sustentable, sostiene reuniones frecuente con Instituto Nacional de Parques (Inparques) y otros comités a los que pertenece.

Vivero al resguardo de Protección

En relación al mantenimiento del vivero de la Unimet, el cual está a cargo de Proyecto Ávila, Frontado contó que, temporalmente, ha quedado a resguardo de la Gerencia de Protección.

En los meses que han transcurrido, los funcionarios de seguridad que custodian el campo, han brindado apoyo en el riego de plantas y orquídeas.