Profesora María Eugenia Bello: “Evaluar conlleva muchas acciones y es una acción que realizamos todos los días”

“Evaluación de Competencias ¿Retos?” fue el nombre de la Master Class ofrecida por la profesora María Eugenia Bello, decana de Formación General y Básica de la Universidad Metropolitana, en el marco del ciclo “Experiencia y Reflexiones sobre la Educación en tiempos de pandemia”, organizado por el Departamento de Ciencias de la Educación con el fin de que los educadores compartan sus anécdotas y aprendizajes en esta nueva realidad educativa que ha originado el confinamiento.

Esta nueva sesión estuvo destinada a brindar conocimientos y reflexiones a los presentes para apoyarlos en la mejora de las prácticas en materia de evaluación, de forma que la labor docente sea más productiva para todos los involucrados.

La profesora Bello inició la clase invitando a los asistentes a reflexionar sobre el proceso de evaluación, en especial, a verlo como ligado a la enseñanza y el aprendizaje. “Como padres, representantes y docentes tenemos que ser conscientes de las aristas y dificultades que conlleva la evaluación. Tenemos que darnos cuenta de que evaluar conlleva muchas acciones, y que además es una acción que realizamos todos los días: los seres humanos estamos evaluando constantemente”.

El dinamismo y la interacción fueron características primordiales de la actividad, que contó con múltiples encuestas en la que los participantes pudieron dar a conocer sus opiniones sobre los temas tratados.

Señaló que la evaluación es un proceso complejo, pero también de análisis y de reflexión, que permite la retroalimentación y mejoría de alumnos y docentes. Permite medir el nivel de aprendizaje y experiencias, o qué falta para alcanzar los conocimientos.

La profesora también definió las competencias como un “conjunto de conocimientos, habilidades, aptitudes y valores que un individuo presenta en distintas situaciones de su vida (…) Estos elementos se muestran a través de un desempeño”. A su juicio, estas competencias ayudan a las personas a resolver los problemas que se presentan.

Las competencias, por otro lado, deben darse de forma progresiva, construidas por un conjunto de evaluaciones y criterios previamente establecidos.

La profesora Bello resaltó la importancia de dar estímulos positivos a los jóvenes al momento de la evaluación, tanto de parte de los padres como de los docentes. También destacó que es primordial dejarles saber qué están haciendo bien, hacer énfasis en sus fortalezas y talentos para motivar el aprendizaje y, posteriormente, señalar lo que se debe mejorar y dar recomendaciones.

Uno de los aprendizajes más importantes de la clase fue ver a la Evaluación y a las Competencias como un solo cuerpo integral. «Una no puede existir sin tomar en cuenta a la otra, esto quiere decir que los profesores tienen que ser meticulosos a la hora de escoger las actividades de evaluación, tomando en cuenta las competencias qué quieren medir en los estudiantes», dijo.

“Hay que contar con una variedad de formas para evaluar, de forma que todos se sientan incluidos”, concluyó la profesora.