Profesor Joel Aguilar: “Vivimos tiempos de cambios sostenidos, pero son necesarios para seguir evolucionando”

El Departamento de Ciencias de la Educación y la Escuela de Educación continúan exitosamente con su ciclo de Master Class “Experiencias y Reflexiones sobre la Educación en tiempos de pandemia”. La última actividad se realizó el martes 16 de marzo, con la charla “Paradigmas de la Actividad Docente en Tiempos de Cambios”, dictada por el profesor Joel Aguilar y moderada por la profesora Margarita De Abreu.

Esta Masterclass tuvo como finalidad crear un espacio para discutir y reflexionar sobre la actividad docentes en estos tiempos de cambios debido a la pandemia que ha traído consigo la virtualidad en la educación.

“Vivimos tiempos de cambios sostenidos, pero son necesarios para que el ser humano siga evolucionando y enfrentándose a situaciones inesperadas”, explicó el profesor Aguilar. Ofreció tres premisas sobre la que se basó para desarrollar la charla, la primera siendo lo complejo del proceso educativo actual, que está lleno de aristas y se ve afectado directamente por el confinamiento, y, en el caso de Venezuela, la situación particular del país.

Señaló que este contexto afecta de forma directa a la motivación de innovación educativa debido a inconvenientes como fallas eléctricas, desnutrición, hiperinflación, entre otros. De acuerdo con el profesor, estos son elementos que juegan un papel importante en la motivación de la actividad docente.

Otra de las premisas que se discutieron fue el “Esquema del modelo tradicional”, una metodología que se continúa usando en los salones de clase en la actualidad, donde aprobar o reprobar el curso era la base del sistema motivacional para el estudiante.

“La balanza está desequilibrada hacia la enseñanza sobre el aprendizaje. El esquema está orientado para informar en detrimento a la formación. Dada a su estructura, no hay tiempo para formar, y si no estamos formando no estamos generando personas multidisciplinarias”.

Apuntó que el sistema de premio-castigo ha incrementado desde la virtualidad, ya que los estudiantes se enfrentan a nuevos desafíos y presiones por parte de los educadores.

Uno de los paradigmas que se tocaron en la clase fue el de la actividad expositiva como única condición para promover el aprendizaje, donde “el docente es el centro del proceso y el estudiante, un espectador”. Un sistema que, a su juicio, no tiene cabida en la situación actual del mundo.

El profesor también reflexionó sobre la creencia de que los estudiantes aprenden de la misma manera y en un mismo periodo de tiempo. “El docente hace caso omiso a las diferencias individuales fuertemente estudiadas y fundamentadas en investigaciones. Mientras que el estudiante se ve obligado a aprender con un ritmo que no es el suyo, estudiar con el cerebro de otro”.

Estos paradigmas, señaló, recaen en un tercero: la pasividad del estudiante.

Una de las líneas de acción para resolver estos problemas que ofreció el profesor es el apoyo imprescindible de los padres, ya que ahora el aula de clases se ha trasladado al hogar. “Hay que garantizar la psicoseguridad en las casas y ambiente de armonía familiar”.

Invitó a padres y maestros a involucrarse de forma activa en el bienestar del estudiante para buscar resultados positivos. “Maestros exitosos y padres exitosos modelen sus actitudes, que el estudiante las va a recoger positivamente”, afirmó el profesor Aguilar.