Miriam Benhayon, decano de Investigación y Desarrollo Académico: La labor docente es mi proyecto de vida

Hoy en día, cuando las iniciativas de creación y las investigaciones son tan necesarias para la construcción de un futuro mejor, es imprescindible para la Universidad Metropolitana (Unimet) contar con mentes brillantes al frente de las distintas Escuelas, Facultades y Departamentos. 

Siguiendo estas premisas, la institución se enorgullece de tener a la Dra. Miriam Benhayon como Decano de Investigación y Desarrollo Académico, una de las áreas más importantes para el cumplimento del plan estratégico de la Unimet. 

A pesar de reconocer que suele ser una decisión difícil, la profesora Benhayon asegura que no tuvo problemas a la hora de escoger el camino que seguiría en su vida académica, ya que siempre supo que su vocación apuntaba hacia una carrera científica. “Llegado el momento de decidir en qué quería convertirme, cuál era el camino que quería recorrer, jugó un papel decisorio la enorme admiración que siempre sentí por Madame Curie, una pionera de grandiosos descubrimientos que sentó un precedente en la lucha por la visibilización de la mujer en la ciencia. Toda una inspiración para una joven de 17 años”. 

Esta fue la razón que la llevó a inscribirse en la Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela (UCV), donde comenzó cursando estudios de Química, solo para redireccionar su ruta y obtener la Licenciatura en Física. Posteriormente, continuó su formación haciendo su postgrado en Geofísica en su alma mater. 

“Pasó poco tiempo para darme cuenta de que lo que más disfrutaba hacer era enseñar, que todo lo que aprendía no tenía ningún valor si no lo compartía”, relata Benhayon al recordar el camino que la llevó a las aulas del campus naranja. 

Sus inicios en la Unimet 

Su recorrido por la Universidad Metropolitana inició en el año 1988, impartiendo clases como profesora de cálculo. Destaca que la institución le abrió las puertas desde el primer momento, brindándole la oportunidad de crecer como persona y seguir desarrollando su vida académica. 

Estaba segura de que el conocimiento científico sería invaluable en su práctica como docente y para, a su vez, abrir el camino hacia la investigación educativa. De esa forma, gracias al programa de formación de doctores, coordinado por la Dirección de Desarrollo Docente, obtuvo su Doctorado en Educación, orientado hacia el estudio de la matemática. 

“Mi recorrido en esta casa de estudios, a la que llegué para quedarme, se resume en: arraigo, compromiso, sentido de pertenencia y pasión por lo que hago”, destaca. 

Impulsando la investigación y crecimiento académico 

Ahora, en su posición como Decano de Investigación y Desarrollo Académico, señala que su propósito y responsabilidad están en sintonía con la estrategia 2020-2025 de la Unimet, atendiendo el mejoramiento de los procesos de investigación y sus resultados, y por ende, al desarrollo del país. Esto incluye generar vínculos con el sector productivo nacional, creando una relación que “favorezca el mutuo crecimiento y desarrollo”. 

“En ese sentido, desde el Decanato seguiremos avanzando en el fomento de la investigación y creación intelectual en nuestra institución a través de la puesta en marcha de una agenda académica dirigida a fortalecer la investigación y a promover el trabajo intelectual permanente, mediante una serie de políticas, planes, programas y estrategias de estímulo a la investigación”, explica la profesora, añadiendo que esto tiene el fin de promover la generación de conocimiento y fortalecer las capacidades de investigación.

Destaca que este trabajo está relacionado con un conjunto de acciones estratégicas que incluyen la retención y captación de joven talento investigador, la ampliación de la masa crítica de doctorandos, el impulso de la cooperación científica y la internacionalización. La búsqueda de fuentes, sectores y esquemas de financiamiento que hagan sostenible la investigación de los académicos también está incluida en estos objetivos. 

“Alineados, uniendo esfuerzos, podremos conseguir que la Universidad Metropolitana se convierta en un referente de excelencia nacional y regional en materia de investigación y tecnología en las áreas de conocimiento donde tenemos ventajas competitivas”, asegura.  

Los retos a superar 

Al ser un departamento que tiene la tarea de coordinar el desarrollo de la carrera académica de los docentes e investigadores, la profesora Benhayon admite que “los retos son muchos y los medios no abundan”.  

“Entre los desafíos que tenemos que afrontar se encuentran establecer fuentes de financiamiento regular y sostenible; fondos que procedan de convocatorias competitivas, pero también de iniciativas privadas y de la puesta en valor de nuestra actividad a través de acuerdos de innovación y de transferencia a la sociedad”, señala la decano. 

Añade que, actualmente, el decanato enfrenta una mayor exigencia para encarar la investigación en sus posibilidades de innovación y transferencia tecnológica, procesos que son considerados como motores en el desarrollo económico y una respuesta frente a las necesidades sociales. Esto implica una cuota mayor de esfuerzo para los docentes e investigadores, ya que se precisa no solo incrementar el número de personal, sino la producción y la calidad de las investigaciones, tanto de profesionales reconocidos como de los noveles.

“Otro de los retos que asumimos es, sin duda, el de lograr una gestión más ágil al servicio de la comunidad docente unimetana. Con el esfuerzo y el trabajo sostenido del equipo del Decanato, hemos comenzado a implementar gradualmente los cambios necesarios, estableciendo metas a corto plazo que permitan observar avances”, resalta. 

Expectativas para el futuro 

“Inicié mi labor docente como proyecto de vida. Reflexionar sobre aquello que le da sentido a mi trabajo, me lleva a lo que todo maestro desea y espera: desmontar miedos, motivar y despertar la curiosidad en sus estudiantes, esa es mi apuesta. Cuento con un magnífico laboratorio, mi aula de clases, semillero de nuevas generaciones de profesionales e investigadores. Todos ellos tienen la enorme responsabilidad de ser nuestro relevo, el futuro”, es su respuesta ante la pregunta de qué espera dejar a sus estudiantes en un futuro. 

En cuanto a su gestión como Decano, desea que, cuando llegue a término, pueda entregar satisfecha una unidad académica fortalecida y haber cumplido a cabalidad, junto con su equipo, las metas planteadas.

“Me gustaría concluir esta entrevista diciendo: quien cede el paso ensancha el camino, sin sentir que nada se pierde, y si, que todos ganan”.