Luis Santiago Perera: “La vacunación estudiantil es la última fase para lograr un espacio seguro”

Con el objetivo de avanzar hacia un regreso progresivo, seguro y voluntario, la Universidad Metropolitana, Unimet, llevó a cabo la segunda jornada de vacunación para estudiantes en el campus el pasado jueves 14 de octubre.

Luis Santiago Perera, secretario general de la Unimet, asegura que la Unimet continúa comprometida con un pronto regreso al campus, cumpliendo todas las medidas de bioseguridad; por ello, el primer paso fue conocer el estatus de los estudiantes ante la pandemia, dónde estaban y si se habían vacunado. “Hubo un grupo importante de estudiantes que nos pidió apoyo para la vacunación. Nos dispusimos a buscar algunas vías a través de los organismos de salud para beneficiar a nuestros estudiantes”.

Esta fue la segunda jornada de primera dosis que la Unimet llevó a cabo. “Al principio, debido a la cantidad de vacunas que nos dieron, empezamos a vacunar a estudiantes que tuvieran una condición especial de salud. En la medida que hemos ido atendiendo la necesidad y que los estudiantes han ido vacunándose a través de otras vías, nos hemos dado cuenta que casi un 64% de los estudiantes tienen al menos una dosis. Necesitaríamos para completarlo unas 800 vacunas, de las cuales se lograron gestionar 300 y se están solicitando las otras”.

No obstante, Perera insiste en que la Universidad está realizando un gran esfuerzo para contar con una tercera y cuarta jornada, en caso de ser necesaria. Hasta ahora, “casi 3 mil, de los 4 mil estudiantes de pregrado” han respondido a una encuesta sobre el estatus de vacunación y el posible regreso voluntario al campus.

“En estas semanas hemos estado conversando con los profesores, y luego con los alumnos y los planteamientos, tanto de unos como de otros, es generar espacios seguros. Se están revisando los reglamentos y estrategias que se han utilizado en otras partes del mundo. Venezuela es uno de los países donde la educación no ha vuelto de manera progresiva como estaban haciendo en otros. Es nuestro momento de entender que la pandemia no se va a acabar en los próximos días, pero también entender que si generamos espacios seguros las posibilidades de contagios son nulas”, explica Perera.

Sobre el posible regreso al campus, el secretario agrega que se propone un “regreso progresivo, voluntario y seguro”. Además, aquellos alumnos que no tengan posibilidad de volver porque en este momento no se encuentran en la ciudad o conviven con familiares vulnerables a los que no pueden exponer al virus, el sistema les permitirá continuar de manera virtual.

“Casi 70% de los estudiantes expresaron que querían volver a la Universidad. El proceso de vacunar al personal administrativo y docente está logrado. La vacunación estudiantil es la última fase de lograr un espacio seguro, y durante este proceso lo que hemos hecho es adecuar los espacios, entender que estamos en pandemia y los aforos son limitados con todas las medidas, pero la dinámica de la Unimet puede continuar”.

Debido a los repuntes de los casos y las olas de contagios que el mundo vive, Perera no descarta que en el futuro sea necesaria una jornada de vacunación que permita aplicar dosis de refuerzos a la comunidad unimetana. “El Covid-19 nos está enseñando a todos. Las medidas de la OMS están evolucionando”.

Un regreso seguro

El Secretario General asevera que “la pandemia ha ocasionado muchos cambios y reflexiones, pero también hay victimas circunstanciales que son esos jóvenes que entraron hace casi dos años y aún no conocen a sus compañeros de estudio o los espacios de la universidad”.

Indica que este es el momento para que todos los alumnos de pregrado puedan volver al campus y retomar las actividades bajo una nueva normalidad. “Es el momento de decirles vengan a sus casa de estudio que tenemos unos espacios seguros donde con todas las normas de bioseguridad podremos prestarles un servicio”.

La vuelta a la vida Universitaria

Leonardo Cordero estudia cuarto trimestre de Economía. Previo al llamado de la jornada de la Unimet no había acudido a un centro de vacunación pues no tenía la intención, pero al saber que para el posible regreso la dosis era una condición obligatoria, quiso aprovechar la oportunidad.

“No sé lo que es tener clases en la universidad, creo que es urgente volver. Ya pasé el año que podía conocer a gente de otras carreras que es el ciclo básico, y ahora tampoco conozco a mis compañeros. Esa interacción social es necesaria porque se siente fría la experiencia a distancia, no tienes contacto con nadie”.

Cordero asegura que el regreso al campus será positivo, pues la Unimet cumple con un espacio apto “para que podamos hacer una vuelta a la presencialidad”. “Ahorita la gente de mi edad sale y hace cosas, no nos ha pasado nada fuera de la universidad sin medidas de bioseguridad, entonces aquí no nos va a pasar nada”.

Marcelo Tiuno, coordinador general de la Federación del Centro de Estudiantes Unimet asegura que la respuesta de los estudiantes ante la jornada ha sido positiva y demuestra que hay muchas personas que sí se quieren vacunar, proteger y “entienden la importancia de que no es solo para ellos, sino para la universidad y la sociedad en el mundo”, lo que los hace sentirse aún más orgullosos de ser unimetanos.

“Nosotros, como centro de estudiantes y estudiantes, consideramos que este es un primer paso no solo para tener una población universitaria protegida sino que si volvemos a retomar las clases presenciales haya un escudo, que los estudiantes se sientan seguros de no contagiarse o si pasara se sientan seguros de no tener que ir a una clínica. Mi llamado es que todo el mundo se venga a vacunar”.