Expertos conversaron sobre los 85 años de la Gran Manifestación por la Democracia

Bajo la moderación del doctor David Ruiz Chataing, miembro del Departamento de Humanidades de la Unimet, se presentó el foro “85 años de la Manifestación por la Democracia”, movilización que se convirtió en un antecedente importante en la democracia y la política venezolana. Guillermo Tell Aveledo y Trino Máquez fueron los invitados para hablar sobre el acontecimiento histórico.

Entrado en el tema, el moderador habló por el profesor Tomás Straka, de la Universidad Católica Andrés Bello, quien por contratiempos no pudo estar en el evento. Ruiz dio un breve repaso por lo que fue la movilización del 36.

Recordó que todo comenzó con la generación de 1928: “es un acto conocido que iniciaron una fiesta con el pretexto de construir la sede de la Federación de Estudiantes de Venezuela, y habitaciones para los muchachos del interior. La fiesta para recaudar fondos se volvió otra cosa: Pío Tamayo habló de la oprimida libertad, Betancourt también dijo lo suyo, al igual que Jóvito Villalva, todos en distintos escenarios. Los detienen, otros se entregan como un gesto de no violencia, y el pueblo sale a la calle. Gómez no sabe qué hacer, está acostumbrado a enfrentar hombres con machete y estos son muchachos que su arma es la palabra, la pancarta, el número”.

“Los muchachos inventan la política, y logran que la gente se movilice porque antes les daba miedo. Los más come candela son expulsados del país y en el exterior completan su formación. Ramon J. velásquez una vez dijo que político venezolano que no estuviera preso y expulsado no era político”.

Otro acontecimiento que es antecedente de la movilización fue la muerte de Juan Vicente Gómez. “Se desata una tradición hispánica; con el fin de este sistema la gente sale a saquear las casa de algunos gomecistas. Lopez Contreras se movía en aguas turbulentas, entre los muchachos que querían revolución y los gomecistas, entonces dio facilidades de irse los gomecistas. Pero se preocupa porque los disturbios no cesan y se suspenden las garantías”.

Explicó que ambos acontecimientos fueron escenarios de una lucha política que nunca sería abandonada: “la voluntad de un país de vivir en democracia”.

Guillermo Tell Aveledo, decano de la facultad de Estudios Jurídicos y Políticos, aseveró que si hay un amor que celebrar el 14 de febrero es justamente el amor a la democracia que los venezolanos expresaron aquel día de 1936.

Aveledo manifestó que es importante recordar que el país se encontraba “rebanado por los hechos del bloqueo de 1902, por las incesantes guerras civiles. (…) La muerte de Gómez desata una serie de hechos. En Venezuela hacía falta legalidad, es responsable el gomecismo como el antecesor. Eleazar López Contreras contrera admite que el pueblo tiene razones para la indignación, pero pidió que se calmaran las aguas. Y pide un régimen de legalidad”.

“Quién podría pensar que este muchacho (Eleazar López Contreras) podría ser el sucesor de estos dos (Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez). Pero él, que tiene esa autoridad derivada de su vida militar, que se ha formado en las Fuerzas Armadas y a su vez que tiene una gran autoridad por sus estudios en las artes militares, por su visión estratégica, es visto por Gómez como un potencial sucesor, pero no estaba cantado. Había muchos otros posibles aspirantes”.

El profesor profundizó sobre el “Programa de Febrero” que se llevó a cabo bajo el gobierno de López Contreras. El programa, expresó, es uno de los “tres pilares del proyecto moderno venezolanao que es el proyecto de democracia con estado social, con desarrollo económico, institucional y de infraestructura. Tiene el elemento de desarrollo y de progreso”.

Por su parte, el doctor Trino Márquez Cegarra, profesor jubilado de la Universidad Central de Venezuela, destacó los principales aportes que el gobierno de Eleazar López Contreras dio al país.

“En el Plan Trienal estarán presentes los objetivos esenciales que estaban planteados en el programa de febrero, y de algunos elementos de carácter legal. Por primera vez en la historia del siglo XX -y probablemente en la historia del país- un gobierno presenta un programa estratégico, le da un sentido a un orden que ya había nacido con el Programa de Febrero. Toma los elementos, los ordena, los organiza y en ese sentido, desde mi punto de vista, aparece como el antecedente más remoto que aprueban los gobiernos quinquenales a partir de 1958”.

Márquez señaló que la propuesta abordó la educación, la salud pública, la construcción y hasta el ordenamiento del estado, entre otros aspectos. Además “las metas se concretan en: sanear, educar y poblar; son las tres palabras que resumen la idea de progreso con equidad y bienestar colectivo. Convertir la riqueza petrolera en una palanca para el desarrollo y la equidad”.

Agregó que un visto bueno de la Constitución fue la reducción del período presidencial y la eliminación de la reelección. Además, se reforma la ley del trabajo y se establece la ley del Seguro Social.

“A la muerte de Juan Vicente Gómez no podemos decir que había una sociedad civil, No existían gremios, partidos, federaciones… Había núcleos organizados y muy reducidos, pero no puede hablarse de la existencia de una sociedad civil. Existía un estado fuerte que aplastaba la sociedad”.

Concluyó diciendo que el gobierno de López Contreras fue una transición necesaria en el “proceso de transformación esencial para el nacimiento de la democracia” venezolana.