Comisión de Integridad Universitaria: “Convivencia en el campus es una necesidad”

Para abordar, desde diferentes perspectivas, la importancia de la convivencia en el campus universitario, la Comisión de Integridad Universitaria de la Universidad Metropolitana (Unimet) realizó, el pasado viernes 5 de febrero, el seminario virtual: Convivir en la Universidad. El evento fue moderado por el profesor Alejandro Martucci, quien preside la Comisión de Integridad y contó con la participación de los también profesores de esta casa de estudios: Rafael Acosta, Nancy Requena, Emilio Márquez y Victoria Capriles.

“Convivir es algo más que coexistir”, con esta frase dio inicio a su participación el profesor y Coordinador del Área de Didáctica y Profesionalización, Rafael Acosta Sanabria. El también Doctor en Filosofía y Educación explicó que es el hecho de “pertenecer a la misma especie” el que hace posible que los humanos puedan convivir y relacionarse, “participamos de la misma naturaleza”, señaló. En ese sentido, aseguró “coexistimos con los objetos y convivimos con las personas. Una cosa es convivencia y otra coexistencia”.

Acosta Sanabria fue más profundo en lo referente a la convivencia y aseveró que  “convivir no es simplemente existir junto al otro”, sino que implica participación activa y recíproca en la vida de los demás. “La convivencia humana es importante, una convivencia real. No es un constructo, es una necesidad humana, consecuencia de nuestra naturaleza”, afirmó.

Finalmente, el  docente enumeró, por lo menos, cuatro condiciones para una convivencia efectiva: reconocer al otro como persona; actitud permanente de colaborar; integración y participación; y ejercitar las virtudes sociales.

A la profesora Nancy Requena, Doctora en Ciencia Política, le correspondió hablar de sus “30 años conviviendo en la universidad”. A través de un recuento de su paso por la Unimet, la docente rescató algunas de las que, a su juicio, son características distintivas de la convivencia en el campus naranja. Aseguró que la jovialidad es signo distintivo de la comunidad unimetana.

 

«Es tan particular nuestra convivencia en la universidad que incluso los prestadores de servicio se convierten en parte de nuestra familia. La universidad es un cuerpo social por encima de las particularidades. Muy pronto todos podremos abrazarnos frente al Samán y sentir esa calidez y jovialidad que nos caracterizan», anticipó con entusiasmo Requena.

La perspectiva psicológica de la convivencia universitaria fue abordada por el profesor y psicólogo, Emilio Márquez Calzadilla. El docente hizo énfasis en el rol de la moral y la ética en las relaciones humanas. “La psicología ve a la ética como un valor y un comportamiento. Al final, como comportamiento, nos lleva a la convivencia social”, explicó Márquez.

 

En ese sentido, continuó argumentando el psicólogo, la calidad de la convivencia está estrechamente vinculada al comportamiento ético de cada individuo.

“Todos debemos ser reconocidos por nuestro alto nivel ético. Coherencia en el actuar. Cosas tan simples como no permitir, en el contexto virtual, que otro responda un examen por mí”, señaló Márquez. Es crucial estar satisfecho con el propio comportamiento, subrayó.

La intervención final estuvo a cargo de la profesora y Directora Adjunta del Centro de Derechos Humanos de la Unimet, Victoria Capriles. La Magister presentó la ponencia “Aprender a convivir en armonía en la Unimet” y puso el énfasis en la importancia de tolerar, promover y desear la “diversidad en la comunidad universitaria”.

“Tolerar nos ayuda a comprender y valorar. Es fundamental en la educación superior para eliminar conflictos. No es sólo reconocer y respetar al otro sino también reconocerse a sí mismo. La diversidad enriquece la experiencia educativa y promueve el crecimiento personal, y el de una sociedad sana. Se fortalece la comunidad universitaria a través de la diversidad”, afirmó Capriles.

Martucci concluyó aseverando que “sí hay convivencia en la Unimet” y recordando la importancia de permanecer unidos en momentos difíciles. Unidad que, afirmó, existe en el campus. “Hay unidad entre estudiantes, docentes y administrativos”, dijo el quien preside la Comisión de Integridad Universitaria de la Universidad Metropolitana.