Auditorio Julio Sosa Rodríguez: Un espacio reacondicionado para la construcción de capacidades

Con nuevo mobiliario, equipos de última generación y conexión a internet de banda ancha fue reinaugurado el auditorio Julio Sosa Rodríguez de la Universidad Metropolitana

La tarde del pasado 20 de enero, se dieron cita a las afueras del Auditorio Julio Sosa Rodríguez, ubicado en el complejo de instalaciones del Centro de Extensión, Desarrollo Ejecutivo y Consultoría Organizacional (Cendeco) de la Universidad Metropolitana (Unimet), autoridades universitarias, miembros del Consejo Superior, la Vicepresidencia de Desarrollo, benefactores y demás miembros de la comunidad unimetana para reinaugurar formalmente esa infraestructura y agradecer los generosos aportes que hicieron posible su reacondicionamiento.

“Este es un momento muy especial porque mientras vemos como hoy en Venezuela lo común es el cierre y abandono de espacios, la universidad está esforzándose por hacer lo contrario. Hemos rescatado un espacio importante para esta casa de estudios y, además, lo hemos hecho a nombre de Julio Sosa Rodríguez quien tanto le dejó a este país y a esta institución”, celebró el presidente del Consejo Superior de la Unimet, Luis Miguel Da Gama y agradeció a los benefactores que “extendieron su mano” para que fuera posible la restauración, así como también a cada miembro de la comunidad unimetana que contribuyó a la ejecución de la iniciativa.

El auditorio Julio Sosa Rodríguez tiene una capacidad instalada de 120 butacas y ahora también conexión a internet de banda ancha y un proyector con alto nivel de capacidad. El proyecto de mejoramiento fue impulsado por la Vicepresidencia de Desarrollo de la Unimet como parte de la campaña Cambias a uno y cambias todo.

“Aquí hay un esfuerzo importante, hay la generosidad de personas que decidieron poner recursos en la reconstrucción y en el mejoramiento de este espacio. El programa de inversiones fue de cerca de 38 mil dólares, una cantidad importante que vino de la generosidad de gente trabajadora, gente que no tiene exceso de fortuna, pero que está convencida de que la labor que realiza la universidad es importante”, afirmó el VP de Desarrollo, José María De Viana.

Para De Viana la reinauguración del espacio “en un momento de tremenda crisis nacional” es la prueba de que la Unimet “está marcando el camino”, en ese sentido, aseguró: “El futuro comenzó y comenzó porque no nos vamos a resignar a las condiciones de pobreza y de falta de recursos. El objetivo es que esta aula sea intensamente utilizada por muchachos venezolanos”.

Las alianzas fueron clave en la rehabilitación de la infraestructura, los fondos, en su mayoría, provinieron de la familia del ingeniero en honor al cual fue nombrado el auditorio y de un destacado grupo de sus discípulos y colaboradores. El rector de la Unimet, Benjamín Scharifker, encomió el esfuerzo de todos los involucrados al asegurar que “solamente a través de la confianza que la sociedad venezolana, representada en cada benefactor, deposita en nuestra institución, es que se pueden hacer esfuerzos como estos en el momento que estamos viviendo”.

“Este (el auditorio) es un lugar donde profesores, estudiantes y miembros de nuestra sociedad podrán venir a construir las capacidades que urgentemente requerimos para resolver los problemas que enfrentamos”, enfatizó Scharifker.

En nombre de la familia de Julio Sosa Rodríguez, uno de sus hijos, Juan Andrés Sosa aseguró que los resultados obtenidos “son gratificantes” y agregó: “Creo que este espacio realza lo que significa la Universidad Metropolitana”.

Algunas horas de la reinauguración del auditorio, como acto simbólico, el Consejo Superior sesionó en las instalaciones de la renovada estructura. «Este será un espacio para la sabiduría y el conocimiento», afirmó Da Gama.